MAPA BUENOS AIRES CHICOS - KIDS TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos
Noticias
16.07.2012
Vacaciones de invierno: entre la diversión y el estrés

En muchos casos, el tiempo libre de los chicos causa trastornos en los hábitos familiares

Para los chicos es el momento más esperado del año; para muchas familias, una verdadera pesadilla logística. Ante la llegada de las vacaciones de invierno, padres, psicólogos, educadores y profesionales de la salud coinciden en que, si bien todos las disfrutan como un momento para compartir diversiones y tomar un respiro en medio del ciclo escolar, conciliarlas con las exigencias laborales de los adultos muchas veces causa situaciones de tensión en la familia.

"Se altera el ritmo de las actividades cotidianas, la rutina se rompe y los padres que siguen trabajando no pueden disponer del tiempo necesario para acompañar a sus hijos", dice Mario Elmo, del Comité Nacional de Pediatría Ambulatoria de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

La primera semana con el padre, la segunda con la madre. Los padres de Juan Ignacio y Helena no están divorciados, pero frente a la dificultad de resolver con quién se quedan los chicos durante las vacaciones de invierno -en la Capital y varias provincias del país acaban de comenzar-, el matrimonio decidió reservarse una semana para esta época.

"Fue la mejor manera de no tener que armar un rompecabezas distinto cada día -cuenta Gabriela Alvarez Mandías, que trabaja en un laboratorio-. En nuestro caso, los abuelos trabajan y no pueden cuidarlos, así que nos anticipamos y lo resolvimos de esta forma. Pero se hace difícil cuando ellos están de vacaciones y uno sigue trabajando como siempre. En ese caso, más que descanso son 15 días de puro estrés", dice Gabriela, con dos hijos de 9 y 5 años. ¿Cómo hace los padres para organizarse? "Veo mucho en los colegios que hoy los padres, más bien las madres habría que decir, se organizan con anticipación, y programan un pool de cuatro o cinco mujeres que van rotando y se hacen cargo de un grupo de chicos cada tarde. También está la familia para dar una mano, aunque los abuelos ya no son los de antes y no se puede recurrir a ellos tiempo completo", opina Fernando Adrover, decano de la Facultad de Psicología de la Universidad Abierta Interamericana (UAI).

Para el experto, lo que complica aún más la situación está en uno de los cambios culturales más sustanciales de esta generación: la pérdida de autonomía de los niños. "No hablo de los más pequeños, que necesitan del cuidado constante de un adulto, sino de los chicos de primaria que, por cuestiones de inseguridad, hoy no van solos casi a ningún lado."

Colonias de vacaciones, talleres rodantes, salidas al teatro, al cine y una infinita agenda con propuestas infantiles son casi "obligatorias" durante estos 15 días. "Los padres se afligen pensando que hay un solo formato de vacaciones para dejar contentos a los hijos. Pero existen también propuestas sencillas y creativas que pueden ser experiencias memorables", opina Susana Mauer, psicóloga y especialista en crianza.

Agenda completa

Según Elmo, "se ha producido un paulatino y sistemático reemplazo de los juegos espontáneos por propuestas de la industria del entretenimiento que se han instalado como una necesidad y que además cargan la agenda diaria con una exigencia que casi supera a la escolar. Hay que buscar alternativas más sencillas, no todo debe regirse por el consumo y el gasto".

Basta con una tarde para que las vacaciones en la ciudad le den un golpe duro al bolsillo. La salida de una familia tipo puede superar los 600 pesos, si se incluyen un espectáculo teatral (entre 70 y 120 pesos en promedio en la calle Corrientes), un almuerzo en un local de comidas rápidas y algunos extras, como suvenires, golosinas y movilidad.

"Como no me van a pagar el aguinaldo iremos a la plaza, al Zoológico y a algún espectáculo a la gorra. Después, pelis en casa, merienda con amigos y vida normal", respondió Silvina Peterson en una encuesta publicada en el facebook de LA NACION, de la cual participaron otras 150 personas.

"Si el verdadero sentido de las vacaciones es descomprimir, lo fundamental es no aturdirse con programas y espectáculos en catarata. Cuanto más simples sean las propuestas, más posibilidades de éxito tendrán", asegura Mauer.

Como señala un informe clínico de la Academia Americana de Pediatría (AAP), "el tiempo de recreación para los niños es más que sólo diversión y juegos. Es esencial para su desarrollo y para el bienestar. Jugar con los padres es una parte fundamental de ese desarrollo saludable".

Niños al trabajo

Otra alternativa que no daña el bolsillo, aunque tal vez sí la paciencia, es llevar a los hijos al trabajo. La mayoría lo hace por necesidad, aunque algunos también por gusto. De hecho, los especialistas aseguran que puede ser una experiencia enriquecedora para la relación. "Que el chico vaya a la empresa, la fábrica, el laboratorio o la oficina puede ser muy positivo. Ellos tienen muchas fantasías sobre el lugar de trabajo de sus padres, y conocerlo ayuda a materializar esa imagen. Claro que la jornada no puede ser muy extensa, y el adulto deberá hacerse a la idea de que ese día tal vez no pueda trabajar como siempre", dice Adrover.

"Los primeros minutos está todo bien, pero después se aburre y, finalmente, tengo que pedir auxilio para que la pasen a buscar", dice Ivana Delfino, que en más de una ocasión llevó a Milagros, de 5 años, a la empresa de sistemas donde trabaja.

Altas dosis de televisión, consola de juegos y computadora tampoco son de lo más recomendado. Y es preciso comprender, agrega Elmo, que el aburrimiento no debe entenderse como un problema que el adulto tenga que resolver. "Es el estado que mejor estimula la creatividad, la imaginación y la iniciativa propia".

Con todas las vacaciones por delante, las palabras de Elmo pueden ser un aliento para los padres. Sobre todo para aquellos que intentarán multiplicarse para organizar actividades que satisfagan a sus hijos y los mantengan ocupados durante el receso escolar.

Niñeras recreativas, colonias y talleres

No quieren dejarlos en casa todo el día y tampoco mandarlos a una colonia que los deje exhaustos. Por eso, muchos padres optan por propuestas recreativas a medida, como talleres de cuento, de arte, cocina y expresión corporal. "Los grupos suelen ser de entre 4 y 6 chicos, y cuando son más grandes también va un profesor de educación física", explica Claudia Ortiz, directora de la consultora El Nido. El costo de las dos semanas ronda entre 700 y 800 pesos, en jornada simple. También se contratan niñeras pedagógicas. Una asistente maternal especializada en este tipo de cuidados se paga unos 2000 pesos por dos semanas y ocho horas de trabajo diario.

Soledad Vallejos para La Nación

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa chicos contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa chicos suscripcion  

Volver