GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
20.10.2011
Glee 3D: un éxito de la TV al cine
Filmada durante la gira del elenco, la película celebra a sus fanáticos
LOS ÁNGELES.- Es normal para esta ciudad, a diferencia de cualquier otra en el mundo, que diariamente se corte una calle (o varias) en alguno de sus puntos más transitados, se armen gradas y se despliegue una alfombra roja. También es habitual que el lugar en cuestión se llene de gente que espera, que grita y que se emociona por ver a sus ídolos. Lo raro, lo singular, en el caso de la función de estreno de Glee 3D, la película, es que los protagonistas están tan emocionadas como sus seguidores. Esos que transformaron al programa de TV en un fenómeno que superó hace rato los límites de la pantalla chica. Discos vendidos de a millones, giras, un reality show y un nuevo tipo de fanático: los gleeks. Para ellos, el film que Fox estrena hoy en la Argentina no muestra a actores, cantantes y bailarines profesionales en concierto, sino a los alumnos de la ficcional escuela secundaria McKinley High, un poco más cerca de lo acostumbrado.

"Nuestros gleeks quieren ver a Mercedes, a Rachel, quieren ver a los personajes, son fanáticos de ellos porque es con ellos con los que establecieron una conexión", dice Amber Riley, que interpreta a Mercedes, una diva de la canción en potencia que sufre el maltrato de sus compañeros de escuela por su obesidad. De hecho, cada uno de los protagonistas de la serie creada por Ryan Murphy es agredido o ignorado y su única defensa es un amor declarado y desmedido por el teatro musical y las canciones pop más pegadizas. Un grupo de descastados al frente de una de las series de TV más exitosas e influyentes de los últimos años. Tanto que consiguió su propia película -y en 3D- armada con sus fieles seguidores en mente.

Aparentemente un film de concierto, la película cambia cuando las imágenes del escenario se intercalan con las declaraciones y las historias de tres gleeks. Allí aparecen la porrista que sueña con ir a su baile de graduación junto a todas sus compañeras y poder salir a la pista con el chico que le gusta aunque ella sea enana y él de estatura normal; el adolescente que fue hostigado en la escuela por su homosexualidad, y la joven con síndrome de Asperger, que le impedía relacionarse con el mundo exterior. Hasta que llegó Glee para festejar y celebrar las diferencias y a los diferentes.

"No se trata sólo de un concierto con estos personajes cantando temas que amamos, sino que habla más sobre el mundo alrededor de Glee y lo que experimenta la gente con la serie. Son esas tres personas que te enseñan cómo las afecta el programa y su conexión con él. Y así, nuestros personajes ficcionales cobran sentido como símbolos y representaciones de que lo que mostramos es muy real y existe. Eso transforma al programa y la película en algo mucho más importante que un show de canciones y bailes", se entusiasma Darren Criss, el actor y cantante que ingresó en la historia durante la segunda temporada para interpretar a Blaine, un encantador chico de escuela privada que competía en los concursos de coros como rival del grupo protagonista y cuya homosexualidad -abierta y aceptada por todos- era una de sus tantas características personales. Eso lo convirtió en el novio ideal para Kurt, el personaje más querido de la serie. Juntos, Blaine y Kurt fueron mencionados por la revista Entertainment Weekly como una de las parejas más adorables de la TV, así como años antes podrían haber sido Ross y Rachel de Friends.

"La gente está muy agradecida con el programa porque representa a tipos y estilos diferentes de personas. Hay muchos aspectos de la experiencia humana que Glee expone y eso conmueve a las personas", agrega Ashley Fink, una de las más emocionadas por el recibimiento de la gente durante la première y por la posibilidad de contar con una película que inmortalice este momento de su carrera. Ella, una actriz extra large que hace años transita castings de Hollywood sin demasiada suerte, interpreta a Lauren Zizes, una chica dura que no se deja amedrentar por las burlas sobre su cuerpo y que en el recital es una de las más aplaudidas. Aunque no tenga la capacidad vocal de Lea Michele, que interpreta a la tan talentosa como insoportable Rachel Berry.

"Me encantó que filmaran nuestros conciertos porque además de ser una manera de que la gente que no pudo ver el show tenga la oportunidad de hacerlo también es una forma de conservarlo. Así se lo puedo mostrar a mis hijos en el futuro. Es un gran modo de mostrar cómo los fans nos cambiaron la vida y cómo nosotros tuvimos un efecto positivo en las de ellos", dice Michele, una veterana de Broadway a los 25 años y la actriz del elenco que más reconocimiento tiene fuera de la TV (ver aparte).

ESTUDIANTES DE VERDAD

La mezcla de comedia ácida, musical y drama adolescente que hizo de Glee una de las series más originales de la pantalla chica impactó a los televidentes de todo el mundo y la volvió también tema de discusión para sus defensores y detractores. Los primeros se entusiasmaron con las recreaciones de sus canciones favoritas y con las historias de un grupo de alumnos de secundario que no suelen estar representados en las ficciones más taquilleras. Bien lejos de los estudiantes de High School Musical y más cerca de las noticias de maltrato en las aulas, los chicos de Glee (en la TV y el escenario) representan, con humor, historias reales que tienen poco de graciosas.

"Lo genial de este programa es que si bien presenta algunos estereotipos justifica su presencia porque explica por qué esta gente actúa como actúa y es como es. Humaniza a los personajes. Por supuesto que en mi colegio existían las Rachel y las Mercedes, pero claro, en TV parece todo más grande, para entretener a la gente", dice Riley, defendiéndose de quienes critican el programa. Esos que no entienden el fanatismo de los gleeks, que, en algunos casos, hace tiempo que dejaron atrás el colegio secundario y, muchos otros, que aun no lo vivieron y sin embargo ahí se los ve en el recital cantando, bailando y gritando los nombres de los personajes como si fueran reales. Tal vez porque en algún punto lo son.

"Me parece que hay algo de estos personajes en cada uno de nosotros. Son todos muy diferentes, pero están conectados por la lucha de lo que se siente y cómo se sobrelleva ser diferente de lo que se espera, de lo que se considera normal. Y eso es algo que todos sentimos en algún momento de la vida. Creo que Glee es no sólo un programa de TV en el que nosotros trabajamos, sino que es algo que se construye colectivamente. En los shows en vivo no sólo estamos interpretando canciones para el público, sino que estamos festejando juntos, ellos y nosotros, lo que el programa celebra: la comprensión y la tolerancia", cierra Criss, con una sonrisa. Y que siga la fiesta, ahora en la pantalla de cine.

CARRERA GANADA POR UNA NARIZ

"Cuando era chica no me identificaba con los personajes de la TV porque ninguno se parecía a mí. Así que miraba muchas películas musicales", dice Michele, mientras recuerda que gracias a Glee conoció a su ídola, Barbra Streisand. Menudita y linda aunque no para los parámetros de Hollywood, la cantante y actriz tiene mucho más en común con Streisand que la música.

"Al principio me recomendaron que me operara la nariz. Por suerte mi mamá me dijo: «Barbra Streisand no se operó la nariz y vos tampoco te la vas a operar»."

Natalia Trzenko para La Nación

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver