GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
01.02.2014
Tres reinas de viaje
Juan Gil Navarro, Pepe Cibrián y Alejandro Paker protagonizan Priscilla, la reina del desierto, el musical sobre tres transformistas que se estrenará el miércoles
Hace algunos años, en un viaje a Londres, Pepe Cibrián fue a ver la puesta británica de Priscilla, la reina del desierto junto a Santiago, su pareja. "Qué lástima que, por los costos, por la producción, esto nunca se va a poder hacer en Buenos Aires. ¡Pero cómo me gustaría hacer el personaje de Bernadette!", le dijo apenas dejaron el teatro.

Tiempo después, por obra del destino o de esas causalidades de lo teatral, comenzó a gestarse el proyecto de hacer una puesta local, oportunidad que Cibrián -hombre con determinación si los hay- no desaprovechó.

"Dio la casualidad de que uno de los productores del espectáculo había trabajado con nosotros como actor y cantante. Es una persona bellísima y cuando me encontré con él le dije directamente que me encantaría hacer el personaje de Bernadette", recuerda la situaciónla el director de Drácula.

"Poco después -cuenta Cibrián- me invitaron a almorzar. «Pero Pepe, ¿dirigirte a vos ?", me decían. Les sorprendía porque nunca me han dirigido, salvo mi padre, a los 18 años, porque yo siempre hice mis cosas. Pero no es que no me han dirigido porque yo no he quise hacer otras cosas, sino porque no me convocaron nunca. Entonces les respondí que por supuesto y que si yo asumía el rol de actor, sería muy respetuoso . Y Valeria [Ambrosio] me ha dirigido espléndidamente".

Así es como comenzó el camino de la puesta local de Priscilla, con la mirada eternamente joven de Valeria Ambrosio (directora de Mina..che cosa sei?!? y Rent) y con dos co-protagonistas muy disímiles entre sí pero, a la vez, complementarios: Alejandro Paker y Juan Gil Navarro.

La pieza, basada en el film Las aventuras de Priscilla, reina del desierto, de Stephan Elliot, cuenta en esencia un viaje. Sus protagonistas son tres transformistas: Bernadette, una transexual, y dos hombres gays: Adam (Gil Navarro) y Tick (Paker), que también tienen sus alteregos en el trasformismo: Mitzi y Felicia, respectivamente.

La obra cuenta la travesía de estos personajes a bordo de un colectivo llamado Priscilla, con el que atraviesan el desierto australiano para dar un show en un hotel. Pero esta actuación no es la más profunda motivación del viaje. En el destino, Anthony espera encontrarse con su hijo, a quien aún no ha conocido. En medio de anécdotas, vicisitudes y sinsabores que se suceden en el viaje, aparece la música, un repertorio plagado de hits, que incluye clásicos de la era disco como "I Will Survive", de Gloria Gaynor, y "Love the Nightlife", de Alicia Bridges.

"Priscilla no es para el público gay. Es para el público en general. No habla de un problema gay, habla de un problema humano, de un hombre que se va a encontrar con su hijo y que comparte con dos compañeros un trayecto de vida, un trayecto humano. Y además son gays. Sí creo que habla de la no discriminación, pero lo hace de una manera elegante e inteligente. No es un panfleto", señala Cibrián, quien desde hace más de seis meses se prepara para encarar este desafío, tomando clases de canto, caminando sobre zapatos de taco, cuidando sus uñas y usando en escena los vestidos de su propia madre. "Yo le pedí a Valeria que mi Bernadette fuera más Sunset Boulevard, que realmente fuese una diva. De hecho lo es, porque el personaje está basado en la primera transexual de Australia, que vive y se llama Carlotta".

Ambrosio, que asegura que esta producción será la más compleja que se haya visto en un musical en la Argentina, destaca: "A diferencia de la película que sí profundiza, la obra original gira alrededor de la fiesta, lo visual, los vestuarios, los efectos. Pero el conflicto es súper interesante como para pasarlo por encima, por eso decidimos que en esta versión, en Buenos Aires, teníamos que ahondar en eso. Pudimos sumar un poco más".

Al preguntarle sobre el desafío de dirigir a Cibrián (a quien considera "un pilar fundamental del género") la directora dice: "Es un placer. Nos llevamos muy bien, es súper respetuoso. Es un actor de raza y te das cuenta que lo tiene en la sangre. Entiende los roles y vino muy predispuesto a dejarse dirigir. Terminé enamorándome, te digo".

En el musical, los directores que además han trascendido por su tarea autoral suelen encontrarse con ciertas restricciones creativas a la hora de encarar un proyecto ya probado y realizado en el exterior. Pero según señala Ambrosio, Priscilla no se concibió así: "La primera pregunta que le hice a Gabriel García [productor] cuando me llamó fue: "¿Compraste los derechos totales?" Me dijo que no y entonces le dije que sí", cuenta.

Un elenco ecléctico

Sin dudas, uno de los grandes atractivos de esta apuesta es su variado elenco. Además de ser protagonizada por un ícono de la dirección en musicales, en Priscilla también se verá en escena -y en un registro bastante distinto al acostumbrado- a la dupla Paker-Gil Navarro, dos actores con recorridos muy distintos pero que parecen compartir la misma visión sobre el oficio.

"Yo tengo cada vez más la sensación de no querer confiar en la palabra carrera, no me gusta. Prefiero utilizar la palabra oficio, porque cada vez me convenzo más de que no hay que ganarle a nadie, ni siquiera a uno mismo -dice Gil Navarro-. Cuando empecé a pensar en hacer esto, había gente que me preguntaba si estaba seguro, y yo no entendía por qué. Si hay algo que va envileciendo el oficio, que tiene que ver concretamente con la deformación de la televisión, no porque la TV sea mala sino porque es una herramienta que se usa mal, es que se pretende que el actor sea uno mismo. Me parece que no hay ninguna gracia en eso. A mí no me divierte ser yo mismo, por algo me invento máscaras de niño. Creo que por eso estoy haciendo esto, por las ganas de divertirme haciendo algo absolutamente nuevo."

El desafío de probar esta nueva máscara no fue tarea fácil. El actor, que protagonizó en televisión Mi amor, mi amor, debió aprender una nueva gramática, un nuevo lenguaje: el del musical, con el que sus compañeros de viaje estaban más que familiarizados. "Los tres venimos de técnicas diferentes, de laburos diferentes y creo que fuimos construyendo una relación muy linda y muy honesta. Pudimos crear un universo de amistad y de mucha complicidad", señala Paker (el mismo actor que deslumbró con su trabajo en Casi normales). "A mí me motiva hacer cosas que sean diferentes todo el tiempo. No me gustan las zonas de comodidad. Por eso elegí la actuación. No me importa que la nota no la pueda dar. Yo creo en ese tipo de interpretación, donde por ahí la voz se quiebra porque tengo que estar al servicio del cuento", agrega.

Al esbozar los atractivos que tendrá Priscilla para el público local, Paker asegura que uno de los puntos fuertes de la obra es su repertorio musical, que logra, al menos en él, tocar una fibra emotiva y de evocación: "Fue la música que acompañó mi vida, mi infancia, mi adolescencia. Me retrotrae a lo personal, a todo lo que me ha dado mucha alegría e inclusive a mi despertar artístico. Al tener hits también está esa posibilidad de que al público le toque su fibra emotiva, de memorias de cosas vividas. Tiene un aire optimista el espectáculo".

Por su parte, Gil Navarro añade: "Tiene un componente muy mitológico que es la ruta y el viaje. En los viajes uno generalmente cambia y acompañar a estos tres personajes en este viaje de seis días desenvuelve también algo en uno".

Después de haber desembarcado en las plazas teatrales más importantes del mundo, Priscilla, la reina del desierto llega a Buenos Aires con la promesa de convertirse en "una pincelada de aire fresco": una propuesta que nos conmueva, nos divierta, nos libere y nos haga bailar aún después de que caiga el telón.

Un verdadero seleccionado del musical

Un elenco de experimentados en el oficio de actuar y cantar
Además de contar con tres figuras protagónicas fuertes, el elenco de Priscilla está conformado por grandes nombres del musical. En el rol de "Bob" estará Omar Calicchio (reconocido intérprete del género, quien protagonizó grandes producciones comerciales y propuestas independientes como El cabaret de los hombres perdidos) y, en el rol de "Shirley", estará Mirta Wons, una actriz con un amplio recorrido en teatro, muy reconocida también por sus roles televisivos.

También integran el elenco Sabrina Artaza, Florencia Benítez, Claudia Tejada, Gisela Lepio, Romina Groppo, Daniela Pantano, Jessica Abouchain, Marisa Di Pietro, Karina Barda, Jimena González, Esteban Provenzano, Emanuel González, Pablo Juin, Emmanuel Robredo, Adrián Scaramella, Luis Podestá, Juan José Marco e Ignacio Pérez Cortés.

Completando este seleccionado, acompañan a Valeria Ambrosio, Gaby Goldman, en la dirección musical, y Elizabeth De Chapeaurouge, en la dirección coreográfica. Además, forman parte del equipo creativo René Diviu, en diseño de vestuario; Ana Repetto, en diseño de escenografía; Ana Carfi, el dirección vocal; Ariel del Mastro, en diseño de luces, y Osvaldo Mahler, en diseño de sonido

Carolina Amoroso para La Nación

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver