GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
06.06.2016
Los millennials no quieren definirse sexualmente
Mayor libertad, falta de tabúes y escepticismo son algunas de las razones de la fluidez sexual
Primero fueron personajes notorios como las cantantes Miley Cyrus (que se identificó como pan-sexual) o St. Vincent quienes se negaron a definirse sexualmente, o al menos en categorías tradicionalmente reconocibles. Ahora, es la famosa actriz Kristen Stewart quien desde la tapa de la última Variety y con pose desafiante explica que no le interesa encasillarse cuando se trata de orientación o preferencia sexual.

"No tenés por qué saber cómo definirte inmediatamente.El no definirme ahora mismo es la base de lo que yo soy, y si no lo entendés, entonces no tengo tiempo para vos", concluyó determinante Stewart, quien causó alboroto hace poco al comenzar a salir con una chica luego de años de un mediático noviazgo con Robert Pattinson.

Nuevas formas de pensar la sexualidad

Y es que si hay algo que pareciera caracterizar a la generación Millennial es precisamente esta flexibilidad en términos, al menos, sexuales. Criados con cierto escepticismo respecto de las relaciones, a muchos les ha tocado vivir gran parte de sus vidas con padres divorciados y una cuasi certeza de que "el para siempre" no es más que un mito. Tal vez debido un poco a esto, pero también gracias a una mayor libertad y falta de tabúes, hoy cada vez son más los jóvenes que expresan reticencia a identificarse de una manera específica en lo relativo a su sexualidad, viendo rótulos como "gay" o "hetero" como limitantes. En cambio surgen categorías más fluidas y ya se habla de "pansexuales", "heteroflexibles" o "bicuriosos", entre otras yerbas van ganando terreno en la jerga y el imaginario colectivo.

Para los que no tienen idea, una persona pansexual es aquella que no se limita a elegir compañero/pareja teniendo en cuenta el sexo biológico, género o identidad del mismo. Es decir, es alguien que privilegia factores tanto físicos como espirituales y personales a la hora de tener una relación íntima con otro, quien puede ser tanto hombre como mujer, homosexual o bisexual. 

Por su parte los "bicuriosos" son aquellos que se permiten una exploración erótica, y a veces sexual, con pares del mismo sexo, sin que esto los defina de forma determinante. Para algunos estos "touch and go" pueden ser sólo un juego, para otros una puerta hacia un descubrimiento. Según afirman los especialistas se da mayormente en mujeres, y es común en la franja de los 13 a los 20 años. El término "heteroflexible" está más utilizado para aquellos hombres que tienen relaciones esporádicas con miembros del mismo sexo; si bien técnicamente la definición aplica tanto a hombres como a mujeres que se permiten concretar una relación homosexual ocasionalmente, pero que pueden sostener parejas del sexo opuesto y no se ven definidos por estas escapadas.

50 sombras de Kinsey

Este modo de pensar la sexualidad, en términos más relativos o parciales que absolutos si se quiere, no es ninguna novedad. El biólogo Alfred Kinsey estableció una escala para determinar la orientación sexual humana en 1950 que iba del 0 (heterosexualidad exclusiva) al 6 (homosexualidad exclusiva), y que al igual que una escala de grises como la de Grey, nos permite entender que una persona puede manifestar preferencias e inclinaciones que no son totalmente "puras", es decir blanco o negro. Kinsey y su polémico estudio en cambio trataron de establecer y naturalizar la idea de que existen "grados de bisexualidad".

Finalmente, para reflejar la idea de autodeterminación que muchos jóvenes consideran que tienen sobre su sexualidad, más como un estilo de vida que se elige que una narrativa al estilo "se es cómo se nace", una encuesta del prestigioso PEW Research Center con información del 2013 revelaba que el 42% creían que ser gay o lesbiana era algo que se elegía, en oposición a un 41% que consideraba el llamado argumento "born this way".

Asexualidad: ausencia de deseo sexual

En el otro extremo del espectro encontramos a los asexuales, que son aquellos que simplemente no sienten interés en la sexualidad (en la escala de Kinsey está representada por el valor "X"). Esta falta de interés redunda en una baja o nula libido, que lleva a estas personas a desarrollar relaciones platónicas o románticas pero sin intercambio sexual con individuos del mismo sexo o del opuesto. La asexualidad hoy es aceptada como una preferencia sexual más, y no como una anormalidad o enfermedad, si bien todavía hay poco research realizado sobre esta preferencia y conlleva cierto estigma cultural.
Laura Marajofsky para La Nación

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver