GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
24.10.2008
Katy Perry:
El fenómeno superventas del año es la chica que dice haber besado a otra chica. ´Cómo se convirtió la hija de un pastor en una pin-up descontrolada? Confesiones en una pista de baile.

Uno no elige el lugar donde nace". Con la resignación del que intuye que existe un Destino Sagrado, Katy Perry (24) traza la parábola de la hija del pastor: la voz divina de una iglesia en Santa Bárbara que deja el gospel y se convierte en superestrella con un hit que avergüenza a los padres. "Besé a una chica y me gustó", repite Katy en el estribillo de I Kissed A Girl, con la voluntad cansina de un niño prodigio condenado a repetir la gracia. Mientras un tabloide inglés publica que la madre de Katy dice que esa canción, la canción, es "desagradable", la hija exhibe el tatuaje de Jesús que se grabó en la muñeca a los 18 y prohíbe que se la vea sin toneladas de maquillaje: "¡Estoy a dos pasos de ser una drag queen!".

Katy subvierte la imagen de la girl next door americana, todo volados y bucles, para ser una chica pin up reventada: como en la película Lejos del paraíso, donde Todd Haynes recreaba el aura clásico de los melodramas del director Douglas Sirk y los mohínes de su heroína típica (digamos, Doris Day), pero en clave homo. 'Es o no es? "Nunca besé a una chica.", confiesa Katy a pesar de la advertencia de un gerente de marketing y aun después de que ella anunciara que le gustaría chuponearse con la púber Miley Cyrus. Si es cierto que, como dice, Katy nunca besó a una chica, tampoco es que se haya comportado like a virgin: 'cómo entonces Madonna la habría consagrado como su sucesora? "Es la forma más elevada de elogio de la Reina en persona", le dice con orgullo Real al Sí! en Guadalajara, adonde viajó para Los Premios MTV: "Madonna me mencionó muy brevemente una o dos veces y eso tuvo un impacto enorme porque Ella es quien es. Y lo hizo desde un principio, cuando ninguna de mis canciones había tenido éxito". 'Como una plegaria?

-Empecé a cantar en la iglesia a los 9 años, todos los domingos y los miércoles. Eso era todo lo que conocía y entonces hacer un disco de gospel fue una progresión natural. Se llamó Katy Hudson, mi nombre real, y salió en el 2001. Estaba muy contenta, pero lamentablemente mi momento en la música gospel se cortó de repente debido a la situación en la que estaba. Mi sello quebró y no fue posible promocionar bien el álbum. A los 15, cuando todo eso pasó, me pregunté: "'Y ahora qué hago?". Me tomé un breve descanso y después tuve la oportunidad de empezar a grabar a los 17 años, cuando estaba en Los Angeles. Creo que se dio un avance natural que consistió en probar ciertas experiencias, vivir un poco y cantar sobre eso.

-'Cómo fue tu vida como hija de pastores evangélicos?

-Muy buena. Uno no elige el lugar donde nace. Llegás al mundo en una familia y eso es todo lo que conocés hasta que dejás el nido, probás diferentes cosas, cambiás y evolucionás. Todo lo que yo conocía era ir a la iglesia o estar con mis amigos del campamento cristiano. Eso era todo. Aunque había algunos detallecitos. no salí con ningún chico, por ejemplo.

-'Nada de salidas con chicos?

-No, no, no, no.

La reseña biográfica de la starlet podrá interpretarse como un lado B de Pare de sufrir, con las historias que el pastor brasileño jamás contará para no espantar al futuro converso: en la casa paterna, la música pop estaba prohibida porque "es obra del Demonio" y, si Katy conseguía algún amiguito nuevo, la madre iniciaba una inquisición con pregunta única: "'Es cristiano?".

-'Te considerabas entonces la típica chica religiosa?

-Siempre fui medio bocona, siempre tuve mucha energía, siempre supe que no era una chica típica, fuera religiosa o no. Siempre supe que era diferente porque, cuando nadie hacía preguntas, yo las hacía: "'Por qué esto? 'Por qué lo otro? Explíquenme la razón".

-'Cuál era tu apodo cuando eras una nena?

-Mis padres me llamaban "Katy Bird". Mi papá, que en este momento está aquí conmigo en México porque no lo veo tan seguido cuando viajo, a veces todavía me llama así: mi mamá decía que mi voz era como la de un pajarito cuando de chiquita me cantaba para dormirme.

Como en una primavera supererotizada, de pajaritos, corazoncitos y florcitas está repleto el librito del disco de Katy que, a tono con una publicitada ambigüedad sexual, se llama: One of the Boys. Ella exagera los rasgos de femineidad en la reposera de un paisaje californiano y siempre diurno, como una Betty Page con resaca, casi en réplica soleada y americana de la díscola Amy Winehouse, aunque con menos horas de rehab. El hit I Kissed A Girl se roba los rankings del mundo y, ante la sospecha de que se pueda estar en presencia de la one hit wonder más promocionada de la temporada, ella dirá "estoy viviendo una experiencia muy vertiginosa, todo es muy rápido, como un tsunami" y se animará a responderle a quienes la tildan de oportunista, entre ellos (ejem), su madre: "Las personas siempre tienen diferentes opiniones sobre algo que se vuelve tan popular. Pero lo que les puedo decir es que sólo es música pop".

'Las chicas sólo quieren divertirse? Mientras I Kissed... insinúa un dilema íntimo moral ("se sintió tan mal/ se sintió tan bien") que resume las diabluras de una pobre santa, Katy se suma al fenómeno del lesbploitation o, como diría la monumental Moria: se le cuelga de las tetas. "El lesbian teen ahora es un tema popular en los medios masivos de comunicación, pero no considero que mi canción sea ningún mensaje ni que provenga de una óptica lesbiana", se distancia Katy. "Es simplemente sobre la curiosidad. Creo que está bien probarse diferentes sombreros: no tenés por qué usar uno solo". No es sólo música pop: el disco superventas del año comenta la realidad amatoria de una generación sexualmente liberada, con historias de chicas que besan a chicas (I Kissed.), de chicas que intentan levantarse íntegras después de una noche furiosa de canilla libre (Waking Up In Vegas) o de chicos. que se cuidan como chicas (UR So Gay): "No me puedo enamorar de alguien que usa más maquillaje que yo".

-En el tema "UR So Gay" hablás sobre un chico metrosexual. 'es una experiencia de la vida real? 'Te referís a algún novio?

-Sí, todas mis canciones hablan de mi vida o de una situación en la que estaba o de determinado tipo de persona, quizás algún ex novio. He sido muy abierta con respecto a usar mi vida como fuente de mis canciones.

-Hum... 'no pensás que "UR So Gay" propone un estereotipo negativo?

-No, creo que simplemente cuenta una historia. Eso es lo que hacen los autores de canciones, ya que no todas son rosas y positivas. Los temas se proponen contar una historia, sobre todo en el caso de buenos compositores como Joni Mitchell, James Taylor o incluso personas como Alanis Morrisette. Ellos cuentan historias desde diferentes ángulos. A veces se necesita dar una perspectiva completa de la vida porque en la vida no todos los días son buenos.

-'Te interesa hablar de un nuevo tipo de hombre, de alguien como David Beckham, el rey de los metrosexuales?

-Hablo de la realidad. No sé si David Beckham es el rey de los metrosexuales. ¡Sólo sé que está re-fuerte!

Y si es cierto que se derraman más lágrimas por las plegarias atendidas que por las no atendidas, queda para Katy la pregunta final:

-'Todavía tenés ganas de besar a Miley Cyrus?

-Ehhh. creo que eso fue sólo un chiste.

-'Qué dijo ella?

-Somos solamente amigas.

Nicolás Artusi para el Sí

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver