GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
06.01.2009
El vampiro sexy que se llamaba Claudia
Robert Pattinson, el actor que desvela chicas por su protagónico en Crepúsculo, pasó su infancia tratado como niña por sus hermanas.
Dos cosas dicen algunas mujeres por allí: que Robert Pattinson, protagonista del film Crepúsculo, es lindo, y que los hombres lindos tienen algo de femenino. Aparentemente, el secreto de Pattinson –apenas conocido hasta el estreno de la película basada en la exitosa novela de Stephanie Meyer– es haber sido una chica hasta los doce años.

En una entrevista concedida a Bang Media International, el actor que interpreta la fantasía de las chicas de todo el planeta llamado Edward Cullen confesó que, durante su infancia, sus hermanas lo vestían con ropas de mujer y lo llamaban Claudia. "A los doce –explica– me mudé a una escuela mixta y, a continuación, me convertí en un chico con onda." Por supuesto, aclara que su experiencia crossdresser infantil no afectó sus preferencias sexuales, aunque no dice cuáles son. En el texto asegura que no tiene la menor idea de cómo acercarse a alguien. "Si alguien me invitara a salir, lo haría encantado, pero nadie me lo pide, y yo tampoco sé cómo hacerlo. No tengo capacidad para el 'levante'." Lo que es bastante claro es que su persona dista mucho de parecerse al vampiro de Crepúsculo.

Pattinson es la nueva gran sensación juvenil y el joven más bello del mundo, según la directora de Crepúsculo, Catherine Hardwicke –hoy despedida de la saga–. Su carrera comenzó a despegar tras haber interpretado al desventurado Cedric Diggory en Harry Potter y el Cáliz de Fuego; gracias a ese rol, consiguió el protagónico de la saga de vampiros buenos. Pero al mismo tiempo, rodó en 2008 un film que, también, lo acerca a cierto tipo de androginia o, por lo menos, ambigüedad sexual.

Se trata de Little Ashes, que narra la historia del triángulo amistoso entre Luis Buñuel, Federico García Lorca y Salvador Dalí. Pattinson es, ni más ni menos, el pintor. El film narra cómo, en las primeras décadas del siglo XX, los tres se convirtieron en vanguardia estética. Y también cómo Lorca y Dalí traspasaron los límites de la pura amistad para llegar a la pasión física. Lo que cierra el círculo: después de todo, en su autobiografía Buñuel definió a Dalí como una especie de vampiro emocional.
Crítica Digital

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver