GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
03.05.2009
Marche preso por ser gay
El presidente de Burundi promulgó una ley que penaliza la homosexualidad. Qué pasa en el resto del mundo.

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, firmó el pasado 22 de abril una ley de reforma al Código Penal de ese país por la cual las "relaciones sexuales consentidas entre personas del mismo sexo" pasan a ser delito, imponiéndose penas de hasta tres años de prisión a las personas homosexuales que sean encontradas "culpables" de tener sexo. La Asamblea Nacional de Burundi había aprobado el proyecto en noviembre pasado, pero el Senado lo rechazó en febrero de este año, por lo que el presidente Nkurunziza promovió entonces masivas manifestaciones callejeras "contra la homosexualidad" hasta conseguir que la Cámara baja reuniera los votos necesarios para sancionar la ley.

La reforma penal promovida por el gobierno de este país, cuya población es mayoritariamente católica, había despertado las esperanzas de los organismos internacionales de derechos humanos, ya que incluía la derogación de la pena de muerte y la tipificación de los delitos de tortura y genocidio. Esa buena noticia, sin embargo, "se ve empañada por la decisión del gobierno de tipificar como delito la homosexualidad, violando las obligaciones de Burundi en virtud del derecho internacional y regional de derechos humanos, y vulnerando también su propia Constitución, que garantiza el derecho a la intimidad", afirmó el director del Programa para África de Amnistía Internacional, Erwin van der Borght. Por su parte, Human Rights Watch había advertido que la propuesta de ley violaba la Carta Africana de Derechos Humanos y Derechos de los Pueblos, cuyo artículo 28 dispone que "todo individuo tendrá el deber de respetar y considerar a sus semejantes sin discriminación, y de mantener relaciones encaminadas a promover, salvaguardar y fortalecer el respeto y la tolerancia mutuos".

Un mapa de África publicado por la agencia Afrol News, en el que los países donde la homosexualidad es delito aparecen pintados de rojo, impresiona por la extensión de lo que parece ser una inmensa mancha de sangre: sólo en ese continente, 37 países condenan la homosexualidad, sobre un total de 53. En ese contexto, Sudáfrica parece un mundo aparte: en ese país, desde 2006, es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo y la Constitución prohíbe expresamente la discriminación por orientación sexual. El arzobispo de la Iglesia anglicana de Sudáfrica, Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz, había declarado en 2004 que "la homofobia es un crimen contra la humanidad, tan injusto como el apartheid".

El pasado 20 de abril, en Senegal, el Tribunal de Apelación de Dakar ordenó liberar a nueve hombres que habían sido encarcelados por ser homosexuales. Los acusados, todos menores de 30 años, habían sido detenidos en diciembre pasado y condenados a ocho años de prisión por "conducta indecente, actos antinaturales y asociación ilícita", tras ser acusados por denunciantes anónimos de "realizar actos impúdicos o antinaturales con personas del mismo sexo". Luego del fallo que los liberó, organizaciones islámicas difundieron a través de los medios de comunicación mensajes de incitación al odio, llamando a la población a atacar con piedras a las personas "sospechosas de ser homosexuales".

En Uganda, la homosexualidad masculina es condenada y el gobierno ha ordenado a la policía perseguir a los gays. En octubre de 1999, según informó Afrol News, "cinco miembros de una organización gay de defensa de los derechos humanos, Right Companion, fueron arrestados y trasladados a 'casas de seguridad'. Uno de los activistas fue violado dos veces y todos fueron apaleados".

Por su parte, el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, quien lleva veintinueve años en el poder, llegó a declarar en público que "la homosexualidad es subhumana y los homosexuales son peores que los perros y los cerdos". La homosexualidad masculina está criminalizada y, según los activistas de la organización local GALZ, "la mayoría de las personas gays y lesbianas de Zimbabue vive con miedo y de manera marginal. Es ostensible la discriminación contra un grupo de gente cuya única diferencia es que son atraídos sexualmente por personas del mismo sexo".

85 PAÍSES DONDE NO SE PUEDE SER GAY.

El único continente libre de legislaciones penales contra la homosexualidad es Europa. Un informe realizado en 2007 por la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA) destacaba que no menos de 85 países en los otros cuatro continentes criminalizaban la homosexualidad, o bien el sexo anal u oral, tanto entre hombres como entre hombre y mujer.

El informe incluía los textos de varios códigos penales, de los que citamos aquí dos ejemplos: "Cualquiera que tuviere acceso carnal con una persona de su mismo sexo será castigado, si el acto no constituye un crimen más grave, con prisión de entre 3 meses y 3 años. Si el acto cometido es un acto de lujuria diferente del acceso carnal, la pena impuesta se reducirá en un tercio" (Somalia, artículo 409 CP); "Cualquier hombre que inserte su pene, o equivalente, dentro del ano de una mujer u hombre o permitiera a otro hombre le inserte su pene, o equivalente, en su ano, comete sodomía. Quien, quiera que comete sodomía será castigado con pena de cien latigazos y también a cinco años de prisión. Si el ofensor es convicto por segunda vez, será castigado con pena de cien latigazos y encarcelamiento para un término que no puede exceder los cinco años. Si el ofensor es condenado por tercera vez, será castigado con muerte o cadena perpetua" (Sudán, artículo 148 CP).

 Al menos en Irán, Emiratos Árabes Unidos, Mauritania, Yemen, Nigeria, Arabia Saudita y Sudán, los homosexuales pueden ser condenados a la pena de muerte.

"EN IRÁN NO HAY HOMOSEXUALES".

El 4 de diciembre de 2007, el joven iraní Makwan Mouloudzadeh, de 20 años, fue ahorcado en la ciudad de Kermanshah tras haber sido condenado a muerte por el delito de lavat-e iqabi: sexo anal. El artículo 113 del Código Penal condena a recibir hasta 74 latigazos a los menores declarados culpables de sexo anal, mientras que el 120 establece que en los casos de sexo anal entre hombres, el juez "puede hacer su juicio según su conocimiento, que se obtiene por medios convencionales". La ley establece un curioso principio de reincidencia: cualquier hombre acusado de tener sexo con otro hombre puede ser condenado a latigazos las tres primeras veces y a la pena de muerte la cuarta vez.

Muchas veces, según denuncias de organismos de derechos humanos, los juicios se realizan bajo acusaciones de violación, con testimonios o confesiones obtenidas mediante tortura, tal como fue denunciado en este caso. El muchacho ejecutado, que tenía 13 años cuando cometió el "delito" de mantener relaciones sexuales con otro joven, fue juzgado mediante un procedimiento que Amnesty Internacional calificó como "una parodia de justicia" y sus denuncias de tormentos no fueron tenidas en cuenta. Dos meses antes del asesinato de Mouloudzadeh a manos del Estado iraní, el presidente de ese país, Mahmud Ahmadineyad, afirmó en una conferencia en la Universidad de Columbia (EE.UU.): "En Irán no tenemos homosexuales".

INFIERNO JAMAIQUINO.

Once países del continente americano tienen legislaciones contra la homosexualidad. Entre ellos, Jamaica es considerado el peor infierno para los gays en el continente: allí el castigo legal es de diez años de cárcel o trabajos forzados y la policía realiza una persecución activa que ha dado lugar a que cientos de jamaiquinos homosexuales hayan buscado asilo político en Estados Unidos, Gran Bretania o Canadá, entre otros países. En 2006, Nokia Kowan fue asesinado en Kingston, ahogado en un muelle luego de ser perseguido por una multitud enfervorizada que gritaba cánticos homofóbicos.

El último país americano que abolió de su Código Penal las penas contra gays y lesbianas fue Nicaragua, en 2007, luego de una intensa presión internacional. La legislación vigente hasta entonces establecía que "comete delito de sodomía el que induzca, promueva, propagandice o practique en forma escandalosa el concúbito entre personas del mismo sexo" y establecía penas de uno a tres años de prisión.

En Chile se da una situación curiosa: mientras que la edad de consentimiento legal para tener relaciones sexuales es de 12 años para los heterosexuales, sube a 18 en el caso de los gays. Hasta la reforma al Código Penal realizada en 1998, las relaciones homosexuales eran ilegales a cualquier edad.

Bruno Bimbi para Crítica

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver