GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
31.05.2009
El alcalde que huyó por amor
Reelecto por el 89% de los votos para gobernar un pueblo de Texas, dejó todo para seguir a un inmigrante ilegal mexicano.
Si a Pedro Almodóvar se le hubiera ocurrido primero, habría sido una película memorable. Es fácil imaginarse a Gael García Bernal llegando a la tierra prometida luego de una complicada travesía desde su México natal y, por esas cosas que sólo pasan en el cine, cruzándose en el camino del alcalde del pueblo, un joven con cara de serio, administrador eficiente y prolijo, públicamente admirado y secretamente encerrado en sí mismo. Esas miradas que se buscan y se escapan del peligro de buscarse anunciarían desde el primer cruce lo inevitable. El joven clandestino, sin papeles pero irresistible, con su mezcla de inglés y español de la frontera, deja al final sin defensas al líder político, que había vivido hasta entonces condenado a ser lo que tenía que ser. ¿Quién habría podido resistirse a los ojos desafiantes del chico que se llevó a la cama a su mejor amigo en Y tu mamá también y se dio el lujo, más tarde, de interpretar nada menos que al Che en Diarios de motocicleta? Todo transcurriría naturalmente bajo la lente creadora del director de La mala educación, en la que el mexicano ya había tenido el protagónico. Habría enredos y confusiones, crudeza y humor, historias delirantes pero misteriosamente verosímiles y quizás Chavela Vargas cantando con su voz imponente y llorona.

Pero no fue en Hollywood, California, ni fueron Gael ni Almodóvar, ni cantó la Chavela, ni la historia se estrenó en los cines, al menos por ahora. Pasó en San Angelo, Texas, un pueblo de tradiciones conservadoras con unos 80 mil habitantes (el 40%, hispanos), que forma parte de la Norteamérica profunda, donde siempre ganan los republicanos y hay muchos ranchos y vaqueros –como Ennis y Jack, claro–. Los personajes de esta historia que no es de ficción decidieron escaparse del final trágico, que parece ser clásicamente aleccionador en estos relatos de amores prohibidos. El político y el joven inmigrante hicieron las valijas y se fueron sin avisar.

La historia increíble del alcalde fugitivo tuvo lugar el pasado 20 de mayo, cuando J. W. Lown, de 32 años, reelecto 11 días antes al frente del municipio para su cuarto mandato y ¡por el 89% de los votos!, cruzó la frontera a México con su novio, un joven inmigrante ilegal cuyo nombre se desconoce. Una vez en tierra azteca, el ya ex alcalde –que no llegó a reasumir el cargo para su cuarto período– realizó una conferencia de prensa telefónica en la que explicó a los medios locales los motivos de su partida, que había adelantado en una carta. "Tomé la decisión final cuando supe que era lo mejor para mí, para mi pareja, para nuestro futuro y el de la comunidad. Vamos a buscar un lugar donde vivir, y vamos a comenzar de nuevo", dijo Lown. El joven político sabía que no podía vivir en pareja con otro varón, encima mexicano y sin papeles, y ser, al mismo tiempo, alcalde de la ciudad. Debía elegir entre el amor y la política. "Llegué al punto de seguir una prometedora carrera política o, francamente, el sacrificio de mí como persona, y yo sentí que no podría hacer ese sacrificio. Me hubiera arrepentido toda mi vida", explicó.

El joven mexicano que se fugó con el alcalde había llegado a Texas cinco años antes. Estaba ilegal, pero estudiaba en la universidad local, ya que la ley de ese estado permite a quienes no tienen papeles acceder a la educación pública. Ahora, ambos están esperando en algún lugar de México por una visa que le permita a la pareja de Lown reingresar a Estados Unidos con los documentos en regla. El ex alcalde no podría tener problemas migratorios del otro lado de la frontera, ya que su madre era mexicana y él posee la doble nacionalidad.

Si consiguen la visa para el novio de Lown, quieren volver y radicarse juntos en San Angelo, donde la población parece dispuesta a recibirlos de brazos abiertos. Luego de la partida, el ex alcalde recibió cientos de correos electrónicos de vecinos que le pedían que vuelva y, según una encuesta del diario local Go San Angelo, el 82 % de los pobladores calificó como "bueno" o "excelente" su desempeño al frente de la alcaldía. "No hay palabras para expresar mi gratitud a la gente que ha invertido su tiempo y experiencia para ayudarme a ser el mejor alcalde que he podido", manifestó el político en su último contacto telefónico con la prensa, y agregó que la ciudad que gobernó hasta hace diez días "es mi casa, el sitio que quiero, y siempre estaré orgulloso de esta ciudad y de sus ciudadanos".

El Ayuntamiento debe ahora reunirse para decidir si alguno de los concejales asume interinamente la jefatura de la ciudad o si se convoca a nuevas elecciones para reemplazar a Lown. "Hemos perdido a un gran trabajador de la administración pública", afirmó a la prensa uno de los ediles, mientras que el jefe de policía del pueblo, Tim Vazquez, sostuvo que estaba tan sorprendido como todos por la huida del alcalde. "Creo que ha hecho un trabajo excelente y ha dado mucho a esta comunidad", agregó. Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio local, Phil Neighbors, le pidió públicamente a Lown que "vuelva a San Angelo cuando pueda".

Hasta 2003, cuando la homosexualidad dejó de ser castigada por la ley de Texas, el alcalde habría tenido que pagar hasta 500 dólares de multa por "sodomía", en caso de que su romance fuera descubierto. En noviembre de 2005, el 76% de la población del estado votó en un referéndum (la Proposición 2) a favor de incluir una cláusula en su Constitución para prohibir el matrimonio gay. En el distrito de Tom Green, al que pertenece San Angelo, el 82% de los electores se pronunciaron contra los derechos de las parejas gays. 
Bruno Bimbi para Critica

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver