GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
27.12.2009
“Estoy descubriendo cada cosa de mí que me quiero pegar un tiro
Los Exitosos Pells le dio la oportunidad de demostrar una faceta actoral impensanda para su carrera de galán. Allí compuso a un gay obsesionado por amor y se ganó la aprobación inmediata del público. Pero quiso despegar y volvió a la telenovela mientras se prepara para interpretar a Hitchcok en el teatro. Diego Ramos, el hombre que se ríe de los rumores sobre su sexualidad, que asegura ser un tipo tan normal como ignorante.

En la tierra de García Márquez fue el "rey" de los culebrones y el argentino más deseado. Algo que a Diego Ramos (37) le causa gracia y múltiples sospechas. "Soy un tipo tan normal y aburrido. ¿A quién le puedo interesar?", dice. Lo cierto es que en Colombia es una celebridad. Allí se puso en la piel de varios galanes y, en castellano neutro, arrancó lágrimas, fantasías y suspiros al público femenino. A base de frases "indecibles" forjó una carrera con todo lo necesario para alguien que aspira a ser famoso y a ganar mucho pero mucho dinero: contratos jugosos, tapas de revistas, casa y chofer a disposición las 24 horas del día. Parecía el sueño hecho realidad, a no ser porque todo eso le importa muy poco. "Soy cero ambicioso con respecto a mi trabajo. No te puedo decir 'me encantaría hacer tal cosa'. Estoy cómodo y muy contento. La verdad es que tengo un ojete… no pensaba hacer más tele este año y surgió Herencia de Amor", confiesa y lamenta no haberse tomado antes vacaciones. Eso sí, quejarse no se queja, "sería un idiota", dice durante un alto en las grabaciones de la telenovela de Telefe que lo tiene como protagonista.

No hay dudas de que Ramos es un hombre de suerte, el clásico "me descubrieron en la calle". Será quizás por esta razón que, a pesar de que debutó en la televisión hace 15 años y de haber pasado por varios talleres de actuación, todavía siente que la posibilidad de vivir de este oficio es un bonus track. "Había ido a ver una obra de teatro y la que estaba sentada al lado mío era la productora de Montaña Rusa. Me preguntó si laburaba en tele, así conseguí mi primer papel. No me considero un Adonis, pero básicamente empecé por el look", admite.

Al éxito del programa juvenil le siguieron buenas y no tan buenas experiencias, pero de todas salió bien parado y con ganas de seguir probando. "En el Teatro San Martín no me dejaron audicionar. Eso es prejuicio. Me la paso yendo a audiciones, hago la cola como cualquiera, no me importa nada, me chupa un huevo. En muchas he quedado y en muchas no y no me parece una vergüenza ni nada por el estilo. Ser famoso no te da ni más ni menos derecho a nada. No sos más ni menos talentoso que nadie", asegura.

Tras el éxito de su personaje en Los Pells, a Ramos le llovieron ofertas de trabajo para Miami, Colombia y la Argentina. Por lo pronto, en enero, comenzará a ensayar en teatro, Los 39 escalones de Alfred Hitchcock, junto a Fabián Gianola y Laura Oliva. El estreno será en abril y él está más que entusiasmado.

"¿Sigo con esta ropa? ¡La odio!", se escucha que le dice a un productor a través de su teléfono celular. Se refiere al estilo de Franco, el médico que interpreta en la telenovela de las 15.30: camisa tipo polo, pantalones pinzados y pelo bien peinado. Claramente su look actual es bien diferente al de Tomás, su personaje más querido, el de Los Pells. Ramos destila barrio, simplicidad. No entiende por qué alguien querría leer esta nota. "Te aviso que no la pienso ni mirar", asegura pero, al final de la entrevista, cambia de opinión.

–¿Extrañás a Tomás, tu personaje de Los Exitosos Pells?

–¡Mucho! Pero también necesitaba despegarme de él. Me llevó un buen trabajo. Hacía de todo para componerlo lo mejor posible. Buscaba los canjes, armaba el peinado. Llegaba más temprano para maquillarme y hacerme la planchita. Parece una boludez, pero después de un año de hacerlo, te querés morir. Tuve la posibilidad de explotar una parte creativa que no había podido hacer con otros personajes, como por ejemplo con el de esta novela. Tomás estaba muy bien escrito, observado y en base a eso le empecé a agregar otras cosas. Improvisaba sobre los libretos y se empezó a generar una pelota que ya no se sabía qué era qué y estuvo buenísimo, sumado al elencazo y a que todo el mundo empezó a colaborar trayéndome cosas para Tomás. Fue un trabajo de observación tremendo. Saqué frases, formas de caminar y gestos de todos lados. Fue un placer, ojalá que en algún momento pueda volver a meterse en otro programa. Me rindió todos los frutos. Jamás me hubiera imaginado que un personaje mío iba a imponer frases como "la tonta del bote". Me encantaba poder sorprender, creo que le faltó tener su columna de espectáculos.

–Venías de hacer personajes clásicos de telenovelas, con muy poco espacio para la composición. ¿Qué te dejó Los Exitosos Pells?

–Haber tenido la posibilidad de hacer reír. En la calle, la gente se me acerca para decirme que lo veía con la familia y que se divertían conmigo, algo que nunca me había pasado y me encanta saber que alguien se rió con algo que hice yo. Nunca sentí prejuicios con este personaje, que era un homosexual enamorado. Cuidé que no quedara agresivo para nadie. Hacia autoreferencia a la tele pero cambiaba los nombres. En algún momento con Diego Reinhold nos vamos a poner a escribir una especie de trastienda de la televisión con Tomás y su personaje. Se puede hacer cualquier cosa con Tomás, es muy impune.

–¿Cómo fue hacer el switch de un personaje gay en tono de comedia a un galán clásico de telenovela? ¿No te aburrís?

–No lo veo tan galán. Una de las causas por las cuales lo agarré fue para separarme de Tomás. Y eso que no hay nada que me guste más en la vida que me hablen de Tomás, pero Tomás ya fue. Aunque lo haría todo la vida. Franco, mi personaje en la novela es muy tranquilo, romanticón, por las cosas que dice. Es a lo que más acostumbrado estaba. Hay cosas que uno piensa que son indecibles pero las terminás diciendo. De todas formas, en Herencia… estoy muy tranquilo. Tengo que decir cosas que algunas veces, te las regalo. Pero tampoco son tan indecibles. En Colombia hice un culebrón, culebrón y dije cosas que hay que tener unos huevos... para colmo en castellano neutro. Creo que la gente que mira un culebrón quiere escuchar esas cosas, esa poesía, el cliché y para mí no hay que tenerle miedo, hay que hacerlo hasta el final. No estás faltando a ninguna regla, hay que buscarle la verdad a cómo decirlas. Si hay algo que me gustaría hacer es algún espectáculo tipo los de Brodway o como los de Cris Morena. Me encantaría aparecer volando sobre el escenario, me encanta. ¡Cris Morena: te estoy hablando, llamame! Muero por ser malo pero no me dan pelota. Me encantaría ser bien jodido.

–Pero das galán y de los buenos…

–Físicamente encajo porque me mato para verme bien. Hace muchos años empecé con un nutricionista porque era flaco pero tenía algunos rollitos. Comí bien, me empezaron a dar los anál isis bien, y me copé por eso. Obviamente, me encanta ponerme una remera y que me quede bien. Me cuido muchísimo en las comidas pero no me cuesta, si me tiento, me tiento. No soy extremista, me encanta ir al gimnasio, pero si me quiero comer algo me lo como. En lo personal, jamás tengo actitud de galán, más bien soy caballero. De dejarte pasar, esas cosas las tengo arraigadas. Respetuoso más caballero, fundamentalmente si estoy con una mujer. Pero jamás entro a un lugar con actitud de "mírenme, acá estoy". Antes fumaba y me apoyaba mucho en el cigarrillo. Gracias a Dios maduré ciertas cosas y lo pude dejar. Era muy tímido. Con los años me fui acostumbrando a sentirme observado.

– Sos actor, te tiene que gustar…

– Pero es diferente cómo te miran ciertas personas. Cuando entré a mi primera clase de teatro fue para ser actor, no famoso. Sé que es una consecuencia, pero no hago nada más "para". No voy a eventos ni a fiestas. Fui a un par porque me divirtió ir con la gente que iba. Pero prefiero estar toda la vida en patas en mi casa.

–¿Volverías a Colombia? Allá eras toda una estrella…

–Cualquier argentino que sea contratado para trabajar en la tele tiene el mismo tratamiento que yo y no porque seamos estrellas. Detesto cuado los actores que se van afuera dicen: "Tengo chofer". En cualquier laburo que te saquen de tu país, mínimamente te dan movilidad y un lugar para que vivas. Si piensan que realmente eso es la vida es porque son unos salames. Particularmente, la situación del chofer me incomodaba un poco y me terminé comprando un auto. No sirvo para tener una persona esperándome cuatro horas afuera. Si me está esperando en el laburo, todavía. Conozco actores que salen a bailar y el chofer se queda toda la noche esperándolos afuera. ¡¿Quién sooos?! Si un domingo quería ir con mis perros a la montaña no lo iba a llamar al tipo, no me gusta, soy más independiente. ¿Si me iría de nuevo para allá? Mirá, volví para hacer Amas de Casa Desesperadas para Colombia, Ecuador y Venezuela. En el medio grabé para la versión latina de Estados Unidos. Seguí con Patito Feo, me llamaron de Miami y de Colombia, al mismo tiempo para Los Exitosos Pells y preferí quedarme acá.

–¿No te gustó Colombia?

– ¡Me encantó! Al principio dudé mucho si ir o no ir. De ignorante que soy, pensaba que Colombia era un desastre, que la ciudad era un horror y llegué a Bogotá y me encantó. La limpieza, la educación de la gente. Por eso odio cuando acá dicen "¡parecemos Colombia!" No tienen idea… somos unos ignorantes, unos ordinarios. Yo detesto cuando por cuestiones de inseguridad nos comparamos con Colombia. Yo a esa gente, le digo: "Lavate la boca y fijate antes de hablar". Hay orden cumplido con tranquilidad. Ese "parecemos Colombia" es "parecemos indios". Pero también entiendo que digan así, porque yo pensaba lo mismo. Pensaba que me iba a encontrar con gallinas en la calle, como nosotros somos "los europeos" de Latinoamérica. Y la verdad, me la mandaron a guardar.

–Y te fuiste quedando…

–Sí, llegué a principios de 2002 y al mes me dijeron que Pedro, el escamoso, la novela donde trabajaba, se iba a extender cinco meses más, si me quería quedar y dije que sí. Al toque terminé y empecé otra. Sé que allá ganaría muchísimo más pero no es el momento. No agarro un laburo para ver qué viene después. Hago esto hoy porque me interesa por la plata, porque me divierto o porque me cierra actoralmente.

–A simple vista, tenés todo lo que el común de los mortales desea: dinero, pinta, fama y trabajás de lo que te gusta ¿Qué hay detrás de la imagen exitosa?

–Gracias, pero no soy todo eso. De hecho, hay laburos que no los he conseguido y me hubiera encantado hacerlos. Y en el terreno del amor, podés estar con la persona más bella de la Tierra pero a los pocos meses, empezás a ver a la persona. Yo puedo parecer un montón de cosas, pero soy otro montón que nadie conoce. Las relaciones se desgastan, no soy Diego Ramos "famoso" en mi casa. Retomé terapia y estoy descubriendo cada cosa que me quiero pegar un tiro. Viste que dicen que mientras más removés mejor es, pero salís hecho pelota, pensando en lo que te convertiste con el paso de los años. Había un montón de cosas que me influían negativamente en relación con los demás y conmigo mismo que tenía que cambiar porque me estaban molestando demasiado.

–Entonces, ¿cómo está tu vida?

–Tengo una vida de lo más normal, aburrida, que se puede tener. No creo generar ningún tipo de misterio. Si me siento y detecto que alguien piensa "guau, estoy con Diego Ramos", te aseguro que a los diez minutos se olvida. Me parece una estupidez. Como si llego a estar sentado con algún actor que está en pose, me pego un tiro, me levanto y me voy. Tengo las mil inseguridades que puede tener cualquiera. Hay mucha gente insoportable. Hay mucha impunidad en este medio, por eso trato de no juntarme con actores (risas). Mentira, tengo amigos actores pero son re normales. Ahora hay como una pseudo farándula dando vueltas que no se puede creer. Ojo, lo miro y me cago de risa. Si pudiera mirar 24 horas de tele lo haría.

–¿Cómo te llevás con las cosas que se dicen y que publican en Internet hablando de que sos gay?

– No leo nada de Internet, no me importa nada. Laburo de actor. Termina mi horario de trabajo y me voy a mi casa. Me chupa todo un huevo. No doy notas hablando de mí. No me molesta lo que digan. Si digo cualquier cosa de la gente que está en la tele, critico desde el prejuicio más absoluto sin conocer a esa gente, ¿por qué me va a molestar que hablen de mí? Yo he hablado barbaridad de mucha gente, después la conozco y me siento un ignorante. No leo nada de lo que sale, esta nota tampoco la voy a leer. Me resulta re poco interesante hablar de mí. Definitivamente, no me resulto interesante. Yo creo que a la gente le interesa hasta ahí, porque estás en la tele.

–¿Qué pensás de los actores politizados, los que salen a apoyar a los Kirchner, por ejemplo?

–Otra vez te tengo que decir que soy un ignorante, fuera de joda. Con vergüenza, soy muy ignorante con muchas cosas que pasan, con muchas cosas de la historia, con cosas en las que debería estar más involucrado para saber en qué país vivo y por qué pasan las cosas que pasan. Sobre los actores que salen a hablar, no tengo ninguna opinión, cada uno es libre de hacer lo que quiera. Yo no saldría a hablar de nada porque si llego a considerar que alguien puede tomar una palabra mía como referente de algo, me mato. No me creo capacitado ni lo suficientemente brillante como para decir algo y que alguien pueda llegar a tomarlo como bandera propia. Sí me parece peligroso soltar todo, hay gente que toma a la gente de la tele como si fueran grandes referentes y puede llegar a ser peligroso. Hay que tener cuidado. Diciendo las boludeces que estoy diciendo, la gente se puede formar una opinión de mí, que a lo mejor no tiene que ver con lo que soy. No sabés cómo eso rebota en el otro. No tengo una postura tomada, ni una idea que sea un ideón que alguien pueda tomar. En segunda instancia, soy actor. Igual me encanta la gente que se involucra.

–¿Estás en pareja?

–No, pero tengo un perro hermoooso, Lorenzo, un Terranova. Nada muy bien, es el orgullo de la casa.

Soledad Ferrari - Crítica

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver