GUIA Y MAPA BUENOS AIRES GAY - TRAVEL GUIDE & MAP - BY CIRCUITOS CORTOS
HOME | ¿Quiénes Somos? | Publicite Aquí | Contáctenos | Otros Circuitos | Links
Noticias
17.01.2010
“Ser la primera trans en la Casa Blanca apesta
Perfil de Amanda Simpson: tres títulos universitarios, piloto de prueba de aviones, militante LGTB y ahora funcionaria de Obama.

Estoy impaciente y excitada ante esa oportunidad. Pero ser la primera, apesta –dijo Amanda Simpson, quien antes era Mitchell Simpson. Y no es para menos. Su elección es un hecho histórico: nació varón y se sometió a varias operaciones quirúrgicas para transformar su identidad. A los 49 años, es la primera transexual elegida para ocupar uno de los más altos cargos en la administración de los Estados Unidos de Norteamérica. El presidente Barack Obama la designó consejera de seguridad del Departamento de Comercio, una dependencia de la Oficina de Industria y Seguridad.

Además de su trayectoria profesional, Simpson siempre trabajó públicamente a favor de los transexuales en diferentes organizaciones. Hasta la semana pasada, formó parte del directorio del Centro Nacional para la Equidad de los Transexuales y de Out & Equal, una organización de defensa de los derechos de los homosexuales y transexuales. Antes, en Arizona, estuvo en el Comité de Wingspan, la Alianza por la Igualdad de Género del Sur de Arizona, la Southern Arizona ACLU y la Fundación por los Derechos Humanos de Arizona, hoy llamada Equality Arizona.

–Espero que este nombramiento cree oportunidades en el futuro para muchas personas como yo –declaró en un comunicado después del anuncio en el que la Casa Blanca no incluyó ninguna referencia a su condición de género.

Su currículum es cosa seria: Amanda es graduada en Física en el Harvey Mudd College, en Ingeniería en la Universidad de California y en Administración de Empresas en la Universidad de Arizona. Además es instructora de vuelo y fue piloto de pruebas durante 20 años para luego dedicarse a la industria aeroespacial. De hecho, en su último cargo privado se desempeñó como directora adjunta de Desarrollo y Tecnología Avanzada de Raytheon Missile System, una empresa de seguridad ubicada en Arizona. Su trabajo específico era desarrollar nuevas tecnologías en el ámbito de la defensa.

Ahora la flamante funcionaria se mudó a sus nuevas oficinas en Washington DC para incorporarse a la administración Obama. Su función específica consiste en evaluar el material "de doble uso" exportado por los Estados Unidos. "Doble uso" se denomina a la posibilidad que tienen esos materiales de tener fines tanto civiles como militares. Amanda también debe asegurarse de que los países que importan esos materiales no los utilicen como armamento militar. Antes de eso, en su antiguo trabajo en la compañía Hughes Aircraft, se dedicó a probar aviones T-39 y A-3 Sky Warrior. En esa empresa, Simpson luchó para que sus funcionarios adoptaran normas que protegieran a los empleados de abusos y discriminaciones en cuanto a su identidad sexual.

En 2004, la YWCA la reconoció como una de sus Women on the Move (mujeres en marcha) y en el mismo año obtuvo la nominación demócrata al Parlamento de Arizona. Fue candidata demócrata a un escaño de la Cámara de Representantes de ese estado, pero perdió las elecciones.

En 2005 le concedieron el Reconocimiento para Individuos de la Fundación por los Derechos Humanos de Arizona. Tres años más tarde, fue delegada pro Hillary en la Convención Demócrata en Denver.

–Si mi nombramiento y la visibilidad de trabajar para el gobierno federal colaboran a cambiar la mente de algunas personas, y ayuda a otra gente a conseguir trabajos para los que antes eran rechazados, entonces estaré encantada

–dijo la mujer nacida en Chicago al diario The New York Post.

–He luchado con esto durante toda mi vida –agregó.

Simpson, de largo cabello rubio y un metro ochenta y dos de estatura, no entra en detalles sobre sus operaciones de cambio de sexo que comenzó a realizarse en 1999, el mismo año que empezó a militar a favor de la igualdad de los transexuales. Sólo explica "cuánto más cómoda me siento con quien soy hoy que lo que me sentía antes".

Un informe que publicó el Arizona Daily Star reveló que la funcionaria se sometió a seis operaciones por las que habría pagado la suma de 70 mil dólares.

A pesar de que la comunidad de transexuales en los Estados Unidos recibió con beneplácito el nombramiento de Simpson, para los analistas políticos supone una estrategia del presidente Obama para contentar al colectivo gay tradicionalmente demócrata que, en noviembre del año pasado, retiró su apoyo al presidente después de que éste rechazara el matrimonio homosexual. Entonces, al sentirse defraudados por Obama, se manifestaron en las puertas de la Casa Blanca. Reclamaron por los pocos cambios que el presidente había puesto en marcha en sus primeros me- ses de mandato. Sin embargo, Mara Keisling, directora ejecutiva de la organización National Center for Transgender Equality, destacó que Obama "es el primer presidente de los Estados Unidos en nombrar a personas que reconocen abiertamente su condición de transexuales. Esto muestra que se toma en serio lo de formar una administración que se parezca a lo que es este país. De más está decir que Amanda es increíblemente capaz e inteligente".

LA POLÉMICA.

Amanda Simpson ocupó su cargo hace una semana en medio de una polémica que se desarrolló en los Estados Unidos luego de una frase, supuestamente humorística, acerca de su designación en el gobierno federal. Ocurrió en El show de David Letterman, uno de los presentadores más populares de la televisión de ese país. La secuencia fue la siguiente: en su programa, Letterman mencionaba el nombramiento de la funcionaria:

–El presidente Obama ha designado a una funcionaria transexual. Su nombre es Amanda Simpson.

Mientras Letterman señalaba la fotografía del rostro de la transexual, uno de sus panelistas gritaba:

–¿Qué? ¿Amanda? ¿Amanda era un tipo? ¡Dios mío!… –mientras se agarraba la cabeza, se levantaba de su silla y, entre risas cómplices con el público, abandonaba el estudio a la carrera. Letterman, en tanto, escuchaba las carcajadas del público con una gran sonrisa y sin acotar nada.

La broma despertó el malestar de los colectivos de LGTB y Human Rigths Campaign decidió enviarle una carta a Letterman en la que explican cómo ese tipo de chistes favorecen la discriminación. Además, le pidieron que se disculpe ante la señora Simpson y ante la comunidad de personas transexuales que, según las estadísticas, en los Estados Unidos llega a 40 mil.

El nombramiento de la transexual en el gobierno estadounidense generó movimientos en el resto del mundo. Más allá de cómo se desempeñe en su cargo, las comunidades LGTB sueñan con que la elección de Obama se repita en sus propias naciones. En España, por ejemplo, se preguntan si el gobierno podría imitar el modelo yanqui. "España ya está preparada para tener a un transexual", afirmó el presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, Antonio Poveda. Su organización explicó que mucha gente no cree que los transexuales puedan trabajar en el gobierno y ésa es una actitud que no favorece a la integración de esas personas que, de acuerdo con el último informe de la Unión Europea sobre colectivos vulnerables, se encuentran en mayor riesgo de exclusión.

María Sucarrat - Crítica

Ver más Noticias

 
Contáctenos
mapa gay contacto
Quiero Recibir/Distribuir mapas
mapa gay suscripcion  

Volver